dimecres, 15 de febrer de 2012

"Los rasgos de nuestro cuerpo afectan a nuestros pensamientos de una forma predecible, y en muchas áreas distintas de la vida, desde el lenguaje hasta las emociones"

El hecho de ser personas zurdas o diestras puede influir en nuestros juicios sobre ideas abstractas como el valor, la inteligencia o la honestidad. En una serie de experimentos, los científicos descubrieron que, en general, la gente tiende a preferir cosas que se encuentra en el mismo lado de su mano dominante.
Con las evaluaciones abstractas sucedería lo mismo: solemos asociar lo “bueno” con la derecha y lo “malo” con la izquierda, porque el 90% de la población es diestra. 




Nos gusta pensar en nosotros mismos como criaturas racionales, capaces de tomar decisiones bien meditadas. Pero en realidad no somos así.

En las últimas décadas, los científicos han demostrado que hay muchos factores internos y externos que influyen en nuestra manera de pensar, sentir, comunicarnos y tomar decisiones en un momento dado.

Uno de estos más influyentes factores es nuestro propio cuerpo, revela una investigación realizada por el científico Daniel Casasanto, de The New School for Social Research de Estados Unidos.

Casasanto ha demostrado que los rasgos de nuestro cuerpo afectan a nuestros pensamientos de una forma predecible, y en muchas áreas distintas de la vida, desde el lenguaje hasta las emociones.

Por ejemplo, según el investigador, el hecho de ser personas zurdas o diestras puede influir en nuestros juicios sobre ideas abstractas como el valor, la inteligencia o la honestidad. En una serie de experimentos, los científicos descubrieron que, en general, la gente tiende a preferir cosas que se encuentra en el mismo lado de su mano dominante.

Con las evaluaciones abstractas sucedería lo mismo: solemos asociar lo “bueno” con la derecha y lo “malo” con la izquierda, porque el 90% de la población es diestra. De hecho, afirma Casasanto, personas diestras que han sufrido una lesión permanente en su mano derecha, pasado el tiempo, comienzan a asociar el “bien” con la izquierda, la mano que más usan.

Fuente:
http://www.tendencias21.net/notes/Cuerpos-diferentes-mentes-distintas_b3844195.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Què t'ha semblat el post? (Només s'acceptaran comentaris d'usuaris registrats)